toldo background

AUTOSUSTENTABILIDAD MEJORAS CONTINUAS OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS RESPONSABILIDAD SOCIAL
  • A través de su embajada, los lazos de amistad entre este país y Rapa Nui se vuelven a reafirmar con un convenio que permitirá la edificación de “Centro de Atención Integral para Personas Mayores y Personas en situación de Discapacidad”.
  • El proyecto pretende dar respuesta a la necesidad de dar servicios de calidad en materia de salud, además de instalar una cultura preventiva en las personas mayores que residen en Rapa Nui.
En el marae de Hanga Piko, la mañana del martes 14 de enero, y bajo la mirada de los ancestros en el Ahu Riata, se realizó la firma del convenio que permitirá financiar el futuro “Centro de Atención Integral para Personas Mayores y Personas en situación de Discapacidad”.
Durante la ceremonia, el embajador de japón se atrevió a bailar junto al grupo Haha Varua.
Esta construcción será posible gracias al financiamiento del Gobierno de Japón, a través de su embajada, con el programa “ASISTENCIA PARA PROYECTOS COMUNITARIOS DE SEGURIDAD HUMANA” (APC).
Estará ubicado en la calle Manukena s/n, en el Sector de Mataveri. Sus objetivos generales son brindar continuidad en las prestaciones de atención primaria en salud en ámbitos de prevención secundaria en personas mayores y en ámbitos de rehabilitación de personas que viven situación de discapacidad residentes de Rapa Nui.
“Constituye para mí un gran honor estar con ustedes en el marco de la firma del contrato que los beneficia con el programa APC. Es un gran honor porque entre la isla de Rapa Nui hay una relación de amistad de larga trayectoria y los japoneses nos sentimos cercanos con el pueblo Rapa Nui. Para nosotros el moái se transformó en un símbolo de amistad y reconstrucción cuando la ciudad Minami-Sanriku fue azotada por el tsunami de 2013”, declaró el embajador de Japón en Chile Yoshinobu José ´Hiraishi.
“Quiero entregar mi más sincero agradecimiento al equipo de DIDECO por la dedicación entregada a este proyecto”, agregó el embajador.
Comitiva de la Embajada de Japón junto a represetantes de Ka Aha Ra Ia y la Oficina de la Inclusión de Dideco.
Esta es una oportunidad de cambiar el panorama para la comunidad de Rapa Nui al contar con la infraestructura necesaria para las personas mayores y personas en situación de discapacidad, pudiendo con diversas iniciativas mancomunadas crear un espacio integral de calidad con pertinencia local, respetando la cultura ancestral. Estoy muy contento y no es coincidencia que ambas banderas tengan los mismos colores. Japón siempre ha estado colaborando en los momentos precisos y de formas muy discretas”, dijo el alcalde Pedro Edmunds Paoa.
“Es una semilla que nos obliga a que la casa que vamos a construir sea un lugar de trabajo que entregue dignidad y felicidad a las personas de todas las edades y todos los géneros, esta será una casa de todos. Muchas gracias a Japón por su cariño y respeto”, añadió Pedro Edmunds.
“La población beneficiaria de este proyecto hoy en día no accede a prestaciones de prevención secundaria ni rehabilitación, viviendo procesos acelerados entre estados de autovalencia o de ‘buena salud’, a presentar precipitadamente situaciones de dependencia, discapacidad, y lamentablemente también abandono”, señala Harry Ortiz, encargado del proyecto de la Dirección de Desarrollo Comunitario.
Según datos arrojados en el CENSO 2017 respecto a la población en la isla, hay un total de 798 personas mayores de 60 años, de los 409 son mujeres. Sumados a los resultados de la 2da Encuesta de Discapacidad que expone un valor cercano al 20% de personas que viven bajo esta situación. “Una población más que considerable”, agrega Ortiz.
El Centro permitirá el acceso al patrimonio cultural histórico de Rapa Nui a personas en situación de discapacidad, proporcionará un espacio inclusivo de acompañamiento, contención y apoyo a las personas residentes de Rapa Nui y a sus familias. Promoverá espacios inclusivos de participación para población de personas mayores y personas en situación de dependencia y se espera que esté terminado el segundo semestre del 2020.
Rapa Nui y Japón: una historia de tsunamis y moái.
Embajador de Japón junto a su comitiva visitaron la grúa Tadano que se encuentra en Hanga Piko.
La amistad entre Japón, Chile y Rapa Nui tiene una larga historia. Particularmente con la localidad de Minami- Sanriku.
Tadano, una empresa de grúas japonesas, acudió al llamado de la isla para poner de pie los moai de Ahu Tongariki en 1991. Donaron una grúa lo suficientemente grande para levantar los moai y colaboraron con los trabajos de excavación y de reparación enviando expertos japoneses.
Restauración de Ahu Tongariki.
El día 11 de marzo de 2011 en Japón ocurrió el Gran Terremoto del Este, que alcanzó un grado 9 en la escala Richter. En Minami-Sanriku un tsunami arrasó con el cóndor y la cabeza del moai de más de 3 metros que se encontraba allí desde 1991, símbolo de la amistad con Chile y de la prevención de catástrofes.
Representantes del gobierno japonés junto al artesano Benedicto Tuki y familia.
Un comité llamado “Esperanza” solicitó a la familia Tuki, que se encargase de la creación de la réplica de un nuevo moai. La familia Tuki, encabezados por Benedicto Tuki, trabajó en conjunto, pues sentían que así devolvían la mano a Japón. El moai zarpó de Valparaíso el día 23 de noviembre de 2012 y llegó a Japón el 25 de diciembre. Recorrió Tokio y Osaka y fue finalmente instalado Minami-Sanriku en 2013.
Este fue el moai donado en 2012 para la comunidad de Minami-Sanriku.
Hoy, nuevamente esa amistad vuelve a hacerse latente con la visita del Embajador de Japón en Chile, quien reafirmó los lazos del país del sol naciente con Rapa Nui.